Antonia dell’Atte: la decadencia del mito por el aferro a un despecho

El nombre de Antonia Dell’Atte fue uno de los más repetidos y escritos por la prensa a lo largo de los años 80, 90 y el 2000. Desde sus ejemplares inicios como modelo de la mano de Armani a su estrellato en televisión, la Condesa de Lequio vivía los mejores años de su vida hasta que un hombre se cruzó en su camino: Alessandro Lequio.

Unos inicios en lo más alto del mundo de la moda

Giorgio Armani quedó fascinado con la belleza de Antonia Dell’Atte, que ejercía de modelo desde poco tiempo atrás. Comienza a trabajar así en las sucesivas campañas del diseñador, de hecho, Dell’Atte fue musa de Armani y trabajó para la prestigiosa firma hasta en tres campañas seguidas.

Pero en 1987 conoció a una persona que hizo cambiar el rumbo de su vida, apartando (de forma inconsciente) el mundo de las pasarelas de su camino para dedicarse en cuerpo y alma al amor de ese hombre: Alessandro Lequio. Y el destino no fue generoso con Antonia durante esos años…

De musa Armani a Condesa de Lequio

En 1994 Antonia Dell’Atte se traslada a España debido a los compromisos laborales de su marido, el por entonces desconocido aristócrata Alessandro Lequio, con la que llevaba casada, por entonces, tres años. Él trabaja como adjunto al presidente de Fiat. Del mismo modo que Lequio le arrebató de las pasarelas una mujer le arrebató a Antonia el amor de su marido: Ana Obregón. 

A finales de enero de 1991 Ana Obregón es descubierta con un nuevo acompañante en el que se cita repetidas veces en un restaurante. Hasta esa fecha relacionada con el abogado del Estado César Albiñana.

Estalla el conflicto, Antonia de Obregón: “Es inferior a mi”

Tras saltar la noticia en que Alessandro Lequio y Ana Obregón comienzan a tener un idilio, la prensa se hace eco y la bióloga manda un comunicado a distintos medios exigiendo que desmientan la noticia. Días después la revista ‘¡Hola!’ deja en evidencia a la artista mostrando unas fotografías de la pareja en Mallorca, por lo que Obregón se adelanta a dar explicaciones en otra publicación, ‘Tiempo’: “Yo no he roto nada que ya no estuviera roto”.

La entonces conocida como Condesa de Lequio es entrevistada en ‘Panorama’, donde lanza sus primeras palabras contra Obregón: “No puedo tener celos de alguien inferior a mí en todo. Tener celos de alguien así sería faltarme el respeto a mí misma”.

Y nace una nueva estrella en televisión: Dell’Atte

Obregón se mudaba con su nueva pareja, Alessandro, a un chalet, esperando poder contraer matrimonio con el padre de su futuro hijo. Mientras, Antonia Dell’Atte relataba a los medios que no tiene ninguna intención de divorciarse, por lo que no agilizará el proceso hasta que su todavía entonces marido cumpla con ciertos gastos.

Es en este contexto cuando la italiana ficha como colaboradora en el magazine de Andrés Aberasturi ‘Telecinco, ¿dígame?’, donde sustituye precisamente a Paloma Lago, cuñada de Ana Obregón.

Del estrellato a la guerra mediática: su gran mal

En el mes de mayo de 1993, durante la rueda de prensa para la presentación del programa ‘¿Qué apostamos?, Ana Obregón salía del paso a una de las preguntas y jugando a la provocación respondía: “Me vuelve loca que me critiquen. Me excita mucho que la gente hable mal de mí”.

La respuesta de Antonia no se hizo esperar desde la revista ‘Pronto’: “Lo de mi marido y Ana Obregón no es amor, porque Alessandro sigue enamorado de mí. El buscaba dinero y ella un título nobiliario, eso es todo”. Sus palabras hacia la mujer que le arrebató de los brazos de Lequio no tenían fin: “tonta, fantasiosa, mentirosa, sinvergüenza y de inteligencia muy corta”, así se refería Dell’Atte hacia Ana. Incluso también tuvo palabras para el hijo de Ana, al que calificaba por entonces de “estar como un cerdito”.

Fuertes acusaciones sobre Lequio

Tras varias declaraciones en las que la modelo daba a entender que su ex marido, Lequio, la habría maltratado en el pasado, Ana se posiciona a favor del padre de su hijo y declaraba: “Estoy harta de ‘personajillos’ que frivolizan con los malos tratos. No hay derecho a que una mujer madura haga este daño. Me duele sobre todo por los niños. Llevo más de trece años intentando que se reconcilien, pero con esta mujer es imposible. ¿De qué trabaja? ¿Por qué Hacienda no le hace una inspección?”.

Antonia salía del paso, como recuerda la revista ‘Vanity Fair’, tachando a Ana de sumisa y de cómplice de un maltratador. Corría el año 2004 y la paz de los últimos años había llegado a su fin. Ana contestaba: “Todo se debe a su incapacidad y su falta de talento para trabajar. No tiene ni idea de lo que dice. Pienso llevarla ante los Tribunales, y le recuerdo que ya la llevé una vez por lo que me dijo en televisión y gané ese juicio

2017 y Dell’Atte sigue anclada en su despecho

La irrupción de Antonia Dell’Atte este pasado mes de junio de 2017 en el programa de Risto Mejide contó con todos los ingredientes de los grandes momentos televisivos. Elegante, divertida, sabiendo como sabe que en televisión manda el espectáculo, la italiana no dejó pasar un minuto para lanzar dardos envenenados contra su ex marido, el famoso Alessandro Lequío.

Lo hizo a sabiendas de que contaba con el beneplácito del público presente en el estudio, pero… ¿también de quienes desde el sillón de casa la vieron en la pequeña pantalla? Las críticas en las redes sociales de su paso por el citado espacio señalan que su historia ya ha sido expuesta en televisión en multitud de ocasiones. Para muchos, Antonia Dell”Atte es “repetitiva”. 

El presente de Antonia en el olvido

Durante el mes de julio de 2014, Dell´Atte realiza su primera aparición en los medios tras un prolongado tiempo sin ser noticia. Concede así una entrevista para la revista ‘Pasarela de Asfalto‘ protagonizando la portada de la misma junto a su amigo Víctor Cucart. Una portada por la que no cobró dinero, según nos informa en exclusiva Francisco José Pavón Chisbert, director de la citada publicación. Pero en el pasado, Dell’Atte cobró uno de los cachés más altos que las revistas del corazón han pagado en España.

Y es que durante la década de los 80, los 90 y 2000, Antonia fue una de las celebrities más seguidas y admiradas del papel couché de nuestro país. En la actualidad, desde su “repetitivo” paso el programa de Risto Mejide en junio de este año, Dell’Atte no ha vuelto a ser noticia. El mito italiano se ha desvanecido por completo y el motivo, para muchos, es que Antonia haya vivido toda su vida aferrada a una traición amorosa. 

La entrada Antonia dell’Atte: la decadencia del mito por el aferro a un despecho aparece primero en Cotilleo.



via Cotilleo

No hay comentarios.

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Con tecnología de Blogger.