El misterio oculto tras las cuentas de Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin

Los reyes de España y la Familia Real son la primera institución de nuestro país, todo un ejemplo, al menos, en la teoría. Felipe VI prometió que su reinado se caracterizaría por la austeridad. El armario de la Reina, en ciertos aspectos, es prueba de ello.

Lejos del hogar, su hermana y su cuñado, Cristina e Iñaki, disfrutan de una vida un poco más ‘monárquica’. Los lujos no cesan para una pareja que sigue esperando el veredicto del recurso presentado después de una sentencia condenatoria al marido de la infanta.

Excedencia de la infanta

Cristina de Borbón trabaja en la Obra Social de la Caixa. Una entidad sin ánimo de lucro que ofrece ayuda a los sectores más vulnerables de la sociedad. Desde que se inició el escándalo de su marido, la infanta solicitó una excedencia. Una empresa como la Caixa no podía permitir que se la relacionase con un acto como el que realizó su marido.

La excedencia de cualquier lugar de trabajo implica que no se percibe ningún salario. Eso significa que Cristina no tiene ningún ingreso proveniente de su actividad. Para ser madre de cuatro hijos entendemos que debería trabajar en algún sitio. Pero veremos más adelante cuál es su secreto.

Urdangarin en paro

Urdangarin sufrió la crisis económica como un español más. Después de que se descubrieran sus malas artes al frente de la fundación Nóos, tuvo que poner fin a su actividad empresarial de forma inmediata. Eso significa que actualmente no se le conoce oficio ni beneficio, no percibe ningún sueldo.

Desde agosto de 2013 está en las listas del paro. Las costas judiciales de su problema legal, las sufragaría su suegro, con el sueldo, en parte, que le proporciona el Estado español. Su abogado solo accedió a defenderlo previa petición del rey Emérito y garantía de que cobraría sus honorarios. La factura de los servicios legales que tiene aculada asciende a más de 150.000 euros.

Fruto de su trabajo

La infanta, durante sus años al frente de la Obra Socia de la Caixa, ingresaba un total de 17.000 euros mensuales. Es decir, 238.000 euros anuales era los que se le pagaban por su trabajo. Una cifra que desde España nos puede parecer escandalosa, para un país que lo normal es cobrar 1.000 euros.

La infanta se embolsa en treinta días lo que una persona corriente en un año. Suponemos que con lo que tiene ahorrado puede hacer frente a los gastos diarios de su lujosa vida en Suiza. Allí la pareja vive como uno más, al margen de sus asuntos legales y sus problemas con hacienda. Su salida del país estando imputados, tampoco se entiende.

Un alquiler caro

La casa en la que viven en Ginebra no es de las más baratas que hay en la ciudad. Sus cuatro hijos tienen una habitación para cada uno y un baño propio, además de otros lujos que una familia normal no puede alcanzar. La casa está situada en Florissant, uno de los más exclusivos barrios de la ciudad.

Al mes pagan un total de 5.000 euros lo que a final de año se traduce en 60.000 euros, solamente por alquilar la casa donde viven. Una cifra que no es nada despreciable, si tenemos en cuenta que el marido está en el paro y la infanta cogió una excedencia de su trabajo fijo en la entidad bancaria.

Niñeras de lujo

Tener cuatro hijos y estar sin la familia en un país como Suiza puede ser toda una aventura. Una madre como Cristina sabe perfectamente lo importante que es el cuidado de sus hijos y su educación. El matrimonio tampoco escatima en gastos para proporcionar a su descendencia los cuidados necesarios.

Una au pair personal, cobra 720 euros en Suiza, eso significa que invierten 8500 euros al año para tener a la canguro preparada. La agenda social de los ex duques de Palma debe ser muy exigente para tener que disponer de una niñera de forma permanente. A pesar de que los  niños ya tienen una edad, necesitan cuidados constantes.

Lista de la compra

Otro de los gastos medios de una familia es la lista de la compra. Un imprescindible que cada mes nos supone una cantidad importante. La comida y los elementos básicos para llevar una casa de seis miembros no es nada barata. Si tenemos en cuenta sus gastos y el gasto medio en la zona que está, los Urdangarin van al supermercado con la cartera bien llena.

Un total de 984 euros son los que se gastan cada vez que van a buscar lo necesario al supermercado. Eso suma la cantidad de 12.000 euros al año, solo en la comida y los útiles necesarios para afrontar el día a día de una familia numerosa. Con ese dinero y sin ingresos deben comer como reyes.

Educación privilegiada

Los colegios de la zona de Suiza en la que se encuentran tienen fama de ser los mejores de Europa. Con unos costes de más de 100.000 euros al año, teniendo en cuenta que los cuatro hijos de la pareja están en edad escolar y que todos van al Colegio Internacional de Ginebra, salvo Juan, que ya ha cumplido los 18 años. La vuelta al cole debe ser especialmente dura para esta familia.

La reina Sofía es la encargada de costear gran parte de los estudios de sus nietos. Dicen que pasa largas temporadas en casa de su hija para ayudarla con las tareas domésticas. Puede que sea la causante de que lleguen a fin de mes con cierto desahogo. Con el matrimonio sin trabajo debe ser toda una odisea.

La entrada El misterio oculto tras las cuentas de Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin aparece primero en Cotilleo.



via Cotilleo

No hay comentarios.

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Con tecnología de Blogger.